home/municipio/patrimonio histórico, artístico y cultural

 Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de Navalmoral de la Mata

EL ROLLO DE NAVALMORAL

El Rollo o Picota, datado en 1637, manifiesta su importancia en el hecho de ser el símbolo de la justicia municipal de la época, y aunque su finalidad fuera la de aplicar castigos severísimos, no nos consta que ningún malhechor fuera ajusticiado en él. No posee la magnificencia de otros rollos o picotas de la zona, pero tiene un valor histórico muy importante, pues posee el símbolo de la villa de Navalmoral de la Mata y el hecho que le confiere su autonomía municipal, otorgado por Felipe IV el 13 de Mayo de 1636.

Testigo de numerosas vicisitudes y cambios de lugares, se encuentra actualmente frente a las escuelas Concha cerca de un centro comercial. Se erige sobre un pedestal cuadrangular de 3 peldaños y consta de un cilindro en granito de 3 m de altura, rematado por cuatro canecillosy un cono orlado con bola. En lo alto del cilindro, se encuentra un escudo con dos cuarteles conteniendo el castillo y el león muy esquematizados. En los canecillos hay una inscripción en castellano con letras minúsculas donde se aprecia el año en el que se erigió. Su lectura correcta sería:  “Año  de  1637 , siendo Alcalde  Ordinario  Andrés  de  Marcos; siendo  regidor, Andrés Mestre”.

Cercano al rollo y a ambos lados de una fuente pública, se encuentran en los laterales dos pequeños cilindros, que, según atestiguan los vecinos más antiguos, pertenecen al mismo rollo y han sido olvidados en pasadas restauraciones y modificaciones.

Actualmente se espera una restauración adecuada que esté en consonancia con la importancia del monumento y se eliminen los añadidos posteriores y le devuelvan su perfil original.

IGLESIA DE SAN ANDRÉS

La Iglesia de San Andrés, es el monumento más destacado de la villa de Navalmoral, tanto por su grandiosidad como por las obras de arte que encierra en ella, tales como el Retablo principal, otros de menor tamaño, pinturas y el órgano.

Construida en el siglo XV y completada en el  XVI ,se alza sobre otra iglesia anterior de menor tamaño  y construida esta en el siglo anterior (aproximadamente en el 1467) y que era gemela de la existente en Peraleda de la Mata con su pequeña torre, parte baja de la actual y orientada al Oeste. Posee dos cuerpos rematados por cornisas y la inferior con bolas. La puerta es de estilo gótico y servía de entrada a la Iglesia a través de un atrio abovedado bajo la torreen el cuerpo superior pueden apreciarse los huecos de las campanas, hoy cegados. De la primitiva Iglesia se conservan la Pila Bautismal, labrada en granito, agallonada y rematada con bolas y una imagen gótica de San Andrés, durante muchos años olvidada, y si acaso alguna más de menor interés. La puerta se mantuvo durante años cerrada pero hoy día, sirve de entrada principal.

La actual Iglesia de San Andrés, sustituyó a la anterior, calificada de gótico-plateresco. Como ya se ha mencionado, el inicio de su construcción data del siglo XV y XVI por iniciativa del Obispo
Placentino D. Gutiérrez de Vargas y Carvajal, cuyas armas heráldicas pueden verse en los contrafuertes del ábside, en los medallones de la bóveda de la Capilla Mayor, en las portadas norte y sur y en los esquinazos SO de la fachada.

En la fachada Sur se encuentra esgrafiado un reloj de sol, primer reloj público del que se tiene constancia en Navalmoral, realizado en el siglo Ávila torre que podemos contemplar hoy es un añadido posterior y en la cual se construyo un chapitel en el año 1725,con cerámica de Talavera hoy día desgraciadamente desaparecido. A esta torre se la dota de reloj en el año 1789.

La Iglesia consta actualmente de una nave central con bóveda de ladrillo, recubierta originariamente de madera que descansa sobre unos arcos transversales con mésulas platerescas, una Capilla mayor de estilo gótico de crucería y portadas platerescas.

Destaquemos la desaparición de la Sacristía, construida en bóveda de ladrillo y amplia puerta adintelada la cual, muchos móralos todavía recordaran. Realizada en 1734, fue derribada no hace muchos años para, según manifiestan, ”la holgura y realce a la plaza”. También fue derribado el Baptisterio con este mismo fin años antes, construido en el 1778.En esta plaza se albergaba hasta 1809 el cementerio trasladándose el mismo a la Ermita de las Angustias, pero a partir de la prohibición de Carlos III de efectuar enterramientos en las Iglesias, se construye el Camposanto en 1892.

En 1988 fue rehabilitada picando su interior y dejando al descubierto las piedras originales. Durante estos trabajos, detrás del altar de la Inmaculada aparecieron unas pinturas bastante deterioradas, originales con motivos referentes a Jerusalén y a algunos Santos enmarcados en retablos. Aunque se dio conocimiento a Bellas Artes, estas pinturas desaparecieron en las labores de restauración. Asimismo, se cambió de lugar el nivel que existía en las escaleras de acceso al púlpito. La piedra con el emblema o firma del cantero aparecida debajo del Altar Mayor, se encuentra empotrada actualmente en la fachada norte de la Iglesia.

De todos los monumentos de Navalmoral quizás sea éste el más perjudicado debido a las sucesivas restauraciones de la plaza, asistiendo los móralos año tras año, al derribo del Baptisterio, de la Saristía y de la casa curato. No cabe duda de que si bien, la desaparición de las casetas adosadas que poseía en 1989 la hicieron ganar belleza, se echan en falta tanto el mencionado Baptisterio como la Sacristía la cual, se ha tenido que instalar en un pequeño sótano interior.

EL RETABLO MAYOR

En el interior de la Iglesia de San Andrés nos encontramos con el Retablo Mayor, de madera sobredorada constando de dos cuerpos y ático. Compuesto por cuatro calles, las ocupan cuatro hornacinas en los laterales con imágenes de tallas y cuadros pintados al óleo en los intermedios. Es de estilo renacentista datando de finales del XVI y principios del XVII. El Retablo es por sí sólo, visita obligada al ser un ejemplar de notable mérito  dado su valor pictórico puesto de manifiesto tras la restauración de sus tablas, eliminando de ellas las zonas ennegrecidas por el paso del tiempo.

EL ORGANO

El órgano de tubos de San Andrés datado en 1778, es otro elemento a destacar. Restaurado y reparado en varias ocasiones, es muy apreciado por los móralos y resto de visitantes que han tenido la suerte de oir su sonido durante las celebraciones religiosas de los últimos años. No es de extrañar que se le califique como joya ya que consta de 54 teclas y 16 registros, todo un avance en su época que le hace ser un ejemplar muy destacado.

 

LA ERMITA DE LAS ANGUSTIAS

Enclavada a las afueras del pueblo, en pleno campo y al borde del antiguo camino real, era en su origen de forma cúbica y poseía un rosetón gótico que iluminaba el Altar Mayor, dato por el cual podemos fechar su construcción entre los siglos XV o XVI. Actualmente, y tras las sucesivas restauraciones y ampliaciones realizadas en los siglos XIX y XX, consta de una planta rectangular  que  alberga en su parte Sur la capilla Baptisterio, y en el exterior, una torre-campanario pseudo mudéjar.

Esta ermita da cobijo a la Virgen de las Angustias, Patrona de Navalmoral de la Mata, talla que posee una especial característica que la distingue de otras similares tal cual es que la imagen de Jesús es de menor tamaño que la de la Madre. Existía otra talla anterior más antigua por supuesto, que fue sustituida por la actual en 1771 aproximadamente.

Esta pequeña ermita goza de una gran tradición siendo su Virgen muy venerada por el pueblo móralo lo que origina que una gran parte de la población femenina lleve el nombre de María de las  Angustias.

Es de obligada visita tanto por el acierto en su restauración como por el entrañable y humilde recogimiento que inspira su interior en el cual, el visitante siente el amparo que emana de la imagen de nuestra Patrona cuya mirada no hace más que acrecentar la Fe de los devotos.

EL AYUNTAMIENTO DE NAVALMORAL

La antigua casa-ayuntamiento estaba ubicada en la actual plaza principal. Tenía, según las descripciones de 1845, un soportal de cuatro arcos y sobre él, un balcón corrido de madera y junto al mismo edificio, se encontraba la cárcel.

El actual, construido en 1892, ocupa el extremo norte de la denominada Plaza de España al cual se le anexionó una casa particular para su ampliación. Posee una estructura singular de dos plantas, un soportal de cuatro arcos, un balcón corrido en la fachada principal y ventanales simétricos que se abren al exterior dotándola de luz por todos los puntos excepto por el Oeste.
Con el paso del tiempo ha ido reformándose y cambiando su fisonomía adaptándose a los tiempos actuales aunque no ha perdido el estado original de su fachada. La plaza, espacio abierto y diáfano, se encuentra en un pequeño alto que los más antiguos del lugar aún recuerdan la escalinata de acceso que poseía. Hoy se encuentra dotada de una fuente rodeada de árboles sustituyendo a otra antigua de menor tamaño que se encontraba rodeada de un parterre y arboleda lo que le confería un aspecto de pequeño jardín tal vez muy necesario en un pueblo que necesita de espacios verdes para mitigar el excesivo calor veraniego.

Lugar de encuentros, juegos y acontecimientos públicos durante los últimos años, se trata de un espacio imprescindible y necesario en la villa.

Esta plaza, ha perdido en los últimos años las casas que la circundaban y conformaban su primitivo aspecto, siendo la única que se conserva de principios del Ávila que ocupa la esquina noreste. Se trata de una edificación de dos pisos con huecos en su fachada. En el dintel de la puerta tiene zapatas lobuladas y un pequeño balcón en un lamentable estado de deterioro. Es, a decir de muchos, el prototipo de la tradicional casa morala.

LOS CAÑOS VIEJOS

Datados en 1791, se cree que posee más antigüedad de la que hace constar ya que incorporaron un friso con carátulas romanas procedentes tal vez de Valparaiso, Puebla de Naciados o Peñaflor. De sus tres bocas salían los caños con el agua que durante años sirvieron de abastecimiento a los móralos. En la parte superior se encontraba una inscripción recordando su construcción y restauración en 1842 por el entonces alcalde Mateo Samaniego. En la década de los 70 el monumento desapareció para dar luces a un edificio contiguo. Las carátulas fueron destruidas y desaparecieron lo que supuso una pérdida irreparable pero se salvaron la totalidad de las piedras que conformaban la fuente merced al apoyo desinteresado de una familia muy conocida que durante años la conservó hasta que en 1980 se acometieron las obras que la devolvieron al pueblo.

En la actualidad, la fuente se encuentra en la plaza de Rafael Medina, empotrada en uno de los muros y totalmente reconstruida. Las piedras y carátulas que no pudieron salvarse han sido fielmente reproducidas por el artista local Francisco Villarroel.

 
LA BIBLIOTECA Y LAS ESCUELAS CONCHA

Creadas ambas merced a la iniciativa de D. Antonio María Concha y Cano, hombre preocupado por los problemas de su tiempo y más en particular, por la educación de los niños. Funda un Patronato cuyos ideales quedan fielmente reflejados en un testamento ejemplar a beneficio de todos los móralos y residentes en el pueblo.

Esta Fundación constaba de dos edificios, el primero inaugurado en 1885 y el segundo, en 1926.Su pedagogía era vanguardista ya que, influenciada por la Institución Libre de Enseñanza, convierte al niño en el centro de la educación con materiales distintos y espacios para el juego y el desarrollo físico.

La biblioteca de la Fundación es una visita obligada para quien desee conocer a fondo el valor cultural de Navalmoral causando gran influencia en todos sus vecinos ya que la mayoría se educó en sus aulas de párvulos. Esta biblioteca como decimos, posee algunos ejemplares únicos entre los muchos que componen la colección.

El edificio como hemos referido anteriormente, posee en el bajo una biblioteca infantil y en el tercer piso, un pequeño museo arqueológico muy interesante ya que recoge todo el material hallado en la zona.

EL INSTITUTO NACIONAL ANTIPALÚDICO

En el antiguo edificio, destinado a hospital por León Moyano, se creó en 1925, el Instituto Nacional Antipalúdico, para luchar contra el mal endémico de aquellos tiempos: el paludismo. Por allí pasaron eminentes doctores y científicos hasta 1963, año en el que por fin, se erradicó definitivamente. Su importancia estriba en que precisamente esta zona fue considerada la más palúdica de España y todos los servicios nacionales se organizaron desde este centro para luchar contra la enfermedad.

Es un edificio que alberga actualmente los Juzgados y se encuentra al final de la calle Pablo Luengo. Su arquitectura es características de los edificios del XIX, sólida y peculiar, aunque no posee más atractivo que la historia que encierra. No olvidemos que en Navalmoral no abundan casas históricas ni palaciegas como en otras localidades de la zona.

LA CASA COMILLAS

Es éste un edificio del siglo XVIII, tal vez el más peculiar y antiguo que se conserva en Navalmoral y acaso, el de más raigambre. Se encuentra en la arteria principal de la villa frente al desaparecido “Jardinillo”. Edificado para albergar la administración de la finca “El Espadañal” su nombre se debe a que la finca fue comprada por el Marqués de Comillas. Adquirida por el Ayuntamiento móralo merced a un acuerdo con el actual propietario, se encuentran ubicadas en él, la U.N.E.D., la biblioteca municipal y salas para actos públicos a disposición de los eventos culturales anuales.

EL PARQUE MUNICIPAL

Un atractivo más de la villa es su parque municipal denominado “Casto Lozano” en memoria de quién los donó. Se encuentra cerca de la estación de ferrocarril y se inauguró en 1940.Tiene una hectárea de extensión y es un magnífico ejemplo de lo que puede ser una zona verde de recreo en el cual y durante muchas décadas, se han ofrecido bailes, representaciones…y aunque ha sufrido sucesivas reformas con la eliminación del templete central, sigue siendo lugar de paseo y reunión de los móralos.

La Plaza Vieja, del siglo XVII denominada antiguamente Plaza de la Villa y las calles adyacentes fueron el núcleo urbano inicial de este pueblo, con sus casitas representativas de las calles Perancamps y Arlabans ,pequeñas con sus chimeneas y una o dos habitaciones sin ventilación que siguen ocupadas por gentes humildes.

De esta plaza hacia el Este se encuentra la calle Colón por donde, y con pruebas más que evidentes, se cree que pasaba la calzada romana. Calles y plazas dedicadas a insignes móralos como Pablo y Emilio Luengo, casas de ilustres como León Moyano y placas cerámicas del XVII dando nombre a estas calles, completan un tanto el recorrido por la parte monumental de esta localidad que, aunque no es mucha, encierra un entrañable significado para propios y ajenos.

Y ya para finalizar, cómo no recordar a D. José Bueno Rocha, hombre que dedicó gran parte de su tiempo a investigar sobre la historia y el arte en Navalmoral de la Mata creando obras que dignificaron el nombre de esta villa.

 

TEATRO DEL MERCADO

El Mercado de Abastos de Navalmoral  fue una  aspiración de los moralos desde hacía muchos años, por lo que hubo varios intentos y proyectos para ejecutarla. El definitivo no se llevó a cabo hasta diciembre de 1951, cuando la Corporación aprueba el Proyecto de la Plaza de Abastos. Se ofrece a hacerla y explotarla (durante 50 años) "Construcciones Rubio" de Madrid , por 1.442.800 pesetas; a cambio, cedería el 10 % de los ingresos al Ayuntamiento. Pero acuerdan que éste podía recobrar la propiedad en cualquier momento, abonando el importe de la obra más las mejoras añadidas.

Lo aprueban, para lo que destinan 800 m2 de la Plaza de Vázquez (donde había una laguna, que recogía el agua de los Caños Viejos; y un pozo). Y en febrero de 1952 se firman las Escrituras. Recordemos que en ese espacio se habían celebrado antiguamente los primeros mercados y ferias de ganado de la localidad, hasta que se trasladaron a diversos lugares posteriormente.

En ese verano de 1952 ya se han iniciado las obras del Mercado, siendo su arquitecto don Alberto Marqués Gassol. Y en diciembre ya se están terminando las obras externas, por lo que hay que arreglar la calle Joaquín Alcalde. En febrero de 1954 se decide dotar a la Plaza de Abastos con unas cámaras frigoríficas.

Se inaugura el 27 de marzo de 1954, y en febrero de 1956 pasa a ser propiedad municipal (al adquirirlo, según decíamos que podía hacer), gracias a un crédito de 1.500.000 pesetas.

El nuevo Teatro ha sido una también una vieja aspiración de los moralos. Cabe recordar que el proyecto en cuestión es una de las metas que se había marcado el actual equipo de gobierno y un anhelo histórico del colectivo teatral del municipio, que hasta la fecha no cuenta con unas instalaciones específicas para este arte, haciendo uso del salón de actos de la casa de la cultura.

Fueron varios los intentos de distintas corporaciones locales para que la Junta de Extremadura dotara a Navalmoral de esta instalación, al igual que lo venía haciendo en otras localidades de la región.

En el año 2004, el equipo de gobierno municipal que presidía el alcalde Rafael Mateos Yuste, tras una reunión con los responsables de la Consejería de Cultura, consiguen el compromiso de su construcción.

Dos años más tarde, la Junta de Extremadura  convoca el Concurso para rehabilitar el edificio de la plaza de abastos y convertirlo en el teatro que viene persiguiendo desde hace tiempo el equipo de gobierno, siendo ganadora la arquitecta Matilde Peralta con la propuesta titulada 'Abierto al anochecer'

Habría que esperar al 2008 para que el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura concediera vía libre a la construcción del esperado teatro, la obra civil no finalizó hasta marzo del 2011. Poco después se instalaron las butacas, pero faltaba equipamiento escénico.

Por fin en marzo del año 2013 la empresa "Cintra Arquitectura y Construcciones SL" inició las obras del equipamiento escénico del Teatro de Navalmoral.”

Una vez completada la dotación técnica, el Pleno del Ayuntamiento con fecha 2 de noviembre de 2013 acuerda denominar al nuevo teatro como TEATRO DEL MERCADO,  pues así como su estructura ha utilizado la planta del mercado como huella y testimonio del pasado, conservará  también de esta forma en su nomenclatura el recuerdo de lo que un día era el centro de la actividad comercial y encuentro muchas veces social de nuestra localidad, aspectos que se mantienen en su nueva finalidad.

 




piedra Caballera piedra Caballera








Iglesia de San Andrés iglesia de San Andrés











Iglesia de San Andrés iglesia de San Andrés











ermita de Las Angustias ermita de Las Angustias





Ayuntamiento Ayuntamiento








los Caños Viejos los Caños Viejos




esculas Concha escuelas Concha








casa de Comillas casa de Comillas




































Teatro del Mercado Teatro del Mercado

© Ayto. de Navalmoral de la Mata. 2008 - Todos los derechos reservados.

Aviso Legal | Política de Protección de Datos